Francisco José Lara
Nombre de clown: Trompo

Después de varios cursos y seminarios clown, diferentes profesores con mayor o peor fortuna pero aprendizaje al fin y al cabo, tras años sin ejercer, sin actividad… Encuentro a Nacho Maffi el cual consigue que guarde mi máscara de circo y pasee mi clown por unas nuevas dimensiones. Me muestra con unas propuestas atrevidas, otras vertientes y caminos por donde Trompo puede experimentar unas diferentes facetas (sé que es difícil de entender lo que acabo de explicar, hasta yo mismo me he dado cuenta).
Un piloto tan especial (o tan espacial podríamos decir), el cual conduce su majestuosa Nave 202 con todos sus entrañables tripulantes al universo de la fantasía. Una de las mejores cosas es que siempre deja hacer, observa y da su opinión a la vez compartida con los compañeros. Es como el papá Pitufo de una gran familia en la que se combina la profesionalidad y el buen rollo.
Gracias Nacho.

Sergio Montes
Nombre de clown: Protón

Mi experiencia de clown con la que hacía años pensaba realizar ha resultado ser una experiencia muy gratificante a la que recomiendo a toda persona. Las clases, los compañeros, las enseñanzas del profesor Maffi y todo lo que rodea al universo del clown consiguen sacar de uno mismo la mejor parte que llevamos dentro, a través del juego y el humor, que luego se refleja en el quehacer diario de manera espontánea, con el resultado de darnos cuenta de que no hay mayor broma que la propia Vida.

Lila Pérez Gil
Nombre de Clown: Divaina
Profesión: Periodista

Buscar mi clown me ha permitido reconciliarme con mi parte más oscura, salvaje y exagerada. Ha sido muy liberador encontrar un espacio para que todo eso que también soy yo salga a la luz sin miedos, o mejor dicho, utilizando cada miedo para hacer reír y además, reírme yo. Siento que Divaina ha estado siempre ahí, esperando para salir a la luz, y que ahora lo tengo más fácil para ser mi mejor amiga, porque antes del curso de Clown eso era para mí como ciencia ficción: entiendes los conceptos pero te pilla muy lejos. Esto creo que es la principal aportación de Nacho a los que queremos investigar en nosotros mismos con el Clown: utilizar todo el proceso como herramienta de autosanación. Además, como actriz en formación me ha servido para perder el miedo al vacío en escena, al fracaso. Lo que pasa es que cuando hay vacío o fracaso en el escenario… tengo que esforzarme para que Divaina no tome el poder!

Luis Miguel Pozo
Nombre de clown: Perdigón

Hola!!! Sooooooy Perrrrdigón!!! 😀
El optimismo desmedido y la alegría sin fin hecho clown, ¡cuando intento enfadarme lo único que consigo es reírme más!. Sin duda, ese es mi reto, dar rienda suelta esa sombra que está bien escondida, mientras vaya creciendo como Clown. Y con un Maestro como Nacho, es algo que ocurrirá. Como dice mi compañero clown Flaviolo, “cada intensivo de fin de semana es como unas vacaciones de tu vida, en las que desconectas y juegas”. Algo que Nacho consigue que hagamos: que conectemos con el juego y que disfrutemos jugando.
Os animo a iniciaros en este mundo, porque es algo que va más allá del escenario: es algo que te llevas para el día a día… y eso no tiene precio. Y Nacho es un maestro en todos los sentidos, porque no sólo te aporta como clown… aunque esa es otra historia 😉
Nacho, gracias por tu buen hacer.

Marta Luz Huelamo
¡Mujer!

Llegué a la Nave 202 por intuición y no porque me gustaran los espectáculos de humor. Concebía estos espectáculos como un entretenimiento de la vida y ahora sé que lo ideal es que sean “la propia vida hecha entretenimiento”.
Sorprendentemente, en mi primer intensivo de verano, tuve el lujo de descubrir en mí misma lo que considero que es la esencia del clown: permitirnos ser quienes somos, para el propio regocijo y el de los demás. Nacho me ha pedido que expresara en estas líneas la sensación que esto me produjo… (Me detengo a revivirlo y a intentar ponerlo en palabras) …¡ya lo tengo!: es un estado de conexión interior, parecido a un orgasmo sostenido, en el que cada célula está riendo a carcajadas, mientras que exteriormente jugamos con los infinitos matices de las diferentes emociones. Cualquier gesto entonces adquiere una exagerada y divertida magnitud. Esta arrolladora autenticidad nos engancha, y engancha al público, de manera que uno puede permanecer en escena tan eternamente como la ocasión lo permita.
Pero habiendo sido el arranque tan fácil para mí, también sé que convertirse en clown profesional es otro cantar. Del trabajo de pico y pala que requiere el clown me di cuenta en un regular de fines de semana. No sólo hay que aprender técnica con la propia práctica y con la observación de los otros, sino que también hay que aprender a sobreponerse y sacar de donde no hay, cuando se pasa por épocas de apatía. Esto conlleva también desarrollar tres cualidades que nunca estarán de más: el respeto, la paciencia y el ponerse en la piel de los demás.
Los compañeros que he tenido en los cursos han sido los mejores que podía tener. Con ese colchoncito amoroso ha sido más fácil lanzarse a practicar y aprender de los otros.
¡Gracias Nacho por haberlo hecho posible!
Animo a todos a experimentar el mundo clown en sus propias carnes, y a aquellos que decidan dedicarse profesionalmente les deseo apertura, lucidez y la mayor perseverancia.

Juan Carlos Pazos Carrillo
Nombre de clown: Jamyang Pu
Profesión: Instructor de Yoga Tibetano

El curso de clown me ha parecido sorprendente y gratificante. Como instructor de yoga tibetano, este curso me ha servido como complemento perfecto a mi actividad ya que me ha ayudado a liberar más el “niño interior” que todos llevamos dentro, carente de prejuicios y sentido del ridículo. El arte del clown implica “ser uno mismo” en el momento presente sin ningún tipo de máscara, por lo tanto, te permite expresar tus sentimientos y emociones con total libertad y creatividad. Me he dado cuenta de que el clown y el yoga tienen una misma filosofía de vida, que es la de expresar tu sentimiento de unión, bienestar, amor y alegría con los demás y ser capaz de superar esas barreras personales tanto físicas como psicológicas que nos impiden ir más allá de nuestras “limitaciones”.
Este curso de clown, también me ha permitido tener un mayor autoconocimiento de mi mismo porque conectas directamente con tu subconsciente y tus emociones y esto al mismo tiempo, tiene un profundo efecto terapéutico. Lo que más me ha gustado es la capacidad de Ignacio de integrar de forma practica y creativa sus conocimientos sobre música, meditación, astrología, expresión corporal y disciplinas como Chi Kung y Tai Chi, haciendo de este curso de clown una experiencia única y enriquecedora que recomiendo a todo el mundo.

Pepe Jarque Sáinz
Profesor de Historia
Director de la Asociación Juvenil Tambre

Desde muy chico me había gustado actuar en el escenario, haciendo pequeños sketchs de humor, con imitaciones, mímica, etc. Muchos amigos y familiares me habían animado a que profundizara en esta afición. Años después, un amigo, me envió la información de un curso intensivo de clown organizado por Ignacio Maffi. No lo dudé dos veces; y el resultado ha superado todas mis expectativas. He podido profundizar en mi afición y he conocido una faceta nueva del humor: el clown, transmitida por el maestro Maffi, quién le aporta un significado más profundo. Ha sido para mi una experiencia cargada de aprendizaje: personal y profesional, pero sobretodo muy divertida. Espero tener la oportunidad de repetir para seguir aprendiendo.

Muchas gracias. Un saludo a todos y animaros!!

Felipe Herzog
Profesión: Actor

He empezado a hacer el curso intensivo de clown en septiembre y desde entonces cambió no solo
mi mirada del arte, sino también de la vida. Increíble la técnica, muy fuerte la experiencia. Estar en escena, “tirarse a la piscina”, jugar con lo desconocido, buscar en nuestro yo, la posibilidad de mostrarte tu error, tus fallas, tu verdad.
Recomiendo este curso no solo a los actores y artistas, sino a todos los que busquen conocerse de verdad – vestir la mascara para sacarnos todas las mascaras sociales que vestimos desde nuestro primer día de vida. Eso es el curso de clown – autoconocimiento, desafiarse, ponerse a prueba para sacar la risa de lo simple: buscar tu propia verdad. Cambió mi vida. Cuando vuelva a Madrid (no sé cuando) no sé donde voy a vivir. Lo único que sé es que quiero volver a estudiar en la Nave 202 con Ignacio Maffi.

Nair
Nombre de clown: Cosita
Profesión: terapeuta ocupacional

Cosita es dulce, ingenua, débil,… ¿tonta? Eso es lo que me han enseñado siempre: Es inteligente ser fuerte, acumular títulos, ser independiente,,, Y en eso andaba yo hasta que un día, ¡zas!, apareció Cosita. No se enteraba de nada, jugaba cuando había que trabajar, se le caían las cosas de las manos, se enamoraba a cada instante y al momento siguiente se le había olvidado… Somos tan distintas… Y cada vez que se va, siento que soy un poco más como ella. Y desde que llegó, siento que soy un poco más libre. Y más inteligente.

Gracias a Nacho por guiarnos en este camino y a mis compañeros de Nave 202 por sus risas y por hacerme reír, cada lunes.

Julia Echaniz Cobas
Nombre de Clown: Gaseosa
Profesión: Funcionaria

Yo empecé el clowm, por ver si me ayudaba a superar la timidez y por que todo el mundo me decía que era muy seria. Fue una especie de reto particular, pero creía que lo único que iba a lograr era pasarlo mal, así que empecé pero sin mucha fe, la verdad. El clowm me fue enseñando a mostrar mi yo mas autentico a través del juego y de la mirada y vi que cuando lo hacia, mi clown asomaba y provocaba la sonrisa del que lo veía. Me di cuenta que la búsqueda del clown es difícil pero muy divertida. Así ha ido naciendo en la Nave 202 mi clown, Gaseosa, gracias a Nacho y a mis compañeros, que crean un ambiente de confianza, juego y diversión y te ayudan en la búsqueda del clown.

Pienso que es la mejor terapia de vida que una persona puede realizar. Yo ya soy adicta, así que animaros a conocer a vuestro clown y compartiremos adicción seguro.

Ramón Vázquez
Nombre de Clown: Espárrago

Llevo ya varios cursos de Payaso con Nacho, y nunca he superado ninguno, por eso he tenido que repetir una y otra vez :-), y seguro que vuelvo…; yo no sé si avanzo, la verdad, él dice que sí, qué soy Payaso, que tengo alegría, pero no tanta…, salvo alguna tarde de inspiración, cuando la gente se ríe al ver lo que haces, y te sientes querido, qué agradable sensación…; lo que si sé es que cuando estoy en un curso de Payaso tengo más confianza y optimismo y me rayo menos…, eso es bueno para mi y para los que me rodean; agradezco a Nacho sus enseñanzas, su empuje para involucrarnos en alguna aventurilla teatral y sobre todo su confianza en mi …

Me gusta como lleva la dinámica de las clases, el calentamiento inicial con los juegos en grupo y luego las improvisaciones y los ejercicios prácticos; se crean muchos afectos con el resto del grupo y se aprenden muchas cosas que igual en la clase siguiente no te sirven ya para nada… ah, también se pasa mal, cuando las cosas no te salen como esperas y estas lleno de miedo y de dudas, y nadie se ríe con lo que haces… pero cuando esto pasa, qué pasa, se olvida facilmente, qué gracia… no es pa tanto…

Miguel Artiach
Nombre de Clown: Cecilio
Profesión: Responsable de Marketing e Investigación de Mercados

Siempre recordaré mi despertar de Clown, fue una experiencia preciosa llena de emociones y muy divertida. La posibilidad de volver a jugar como cuando era un niño, de ver la grandeza del gesto más pequeño y emocionarme por las cosas más cotidianas, vivir las cosas con la intensidad de la primera vez… ¡y hacer reír! Son cosas que se las debo a la nariz roja.

Han sido tres años viajado como Clown en la Nave 202 en la que sobretodo, recuerdo disfrutar y reír con mis compañeros y el profe. Cuando uno se pone la nariz roja se transforma, se siente protegido y no tiene miedo de hacer reír. Es un proceso raro: te pones la nariz, abres bien los ojos y te das cuenta de que un Clown: ¡lo puede todo!

Al margen de la nariz, de un clown se aprenden muchas cosas sobre la vida: la sencillez, relativizar y el poder de una sonrisa. Ayuda a ver las cosas de otro modo y se conoce gente increíble con ganas de compartir, disfrutar, hacer reír y jugar durante horas, después de un día de rutinas… no se me ocurre nada mejor, no? Ah si, las risas y aplausos de tus amigos en la muestra!

José Olmo
Nombre de Clown: Gerundio
Profesión: Actor, Profesor de Teatro, Terapeuta y Clown

La experiencia con Nacho en la Nave 202 me aporta confianza, sabiduría y mucha diversión. Maffi es un maestro cercano que trabaja con honestidad, amor, y la dosis justa y necesaria de frustración para crecer en el camino del clown. Le estoy muy agradecido por sacar lo mejor de mí mismo.

Ana Isabel Vilchez Torres
Nombre de Clown: Deliria
Profesión: Educadora infantil

Cuando empecé este viaje maravilloso en la Nave 202, estaba realmente enfadada con el mundo y conmigo misma. Con la ayuda de Nacho y mis compañer@s pude ir conociendo, poco a poco, a ese ser mágico que habita dentro de mí, mi clown. Gracias a ello voy queriendo, confiando y aceptando a los demás, pero sobre todo a mí misma. Sé que todavía me queda mucho camino por recorrer hasta que encuentre a “mi niña interior”, pero no me importa, porque a cada paso que doy me siento mucho más feliz.

Marta Arroyo
Nombre de Clown: Boquete
Profesión: Actriz

Para mí, el clown ha sido una experiencia muy positiva y de auto-descubrimiento personal. Muy recomendable para todo el mundo. Gracias Nacho.

Felix (Felixir Mágico)
Nombre de Clown: Fogón.
Profesión: Mago y geólogo

Mi paso por Nave 202 ha sido un viaje inolvidable que me ha hecho descubrir un montón de aspectos sobre mí y sobre la vida.
Comencé acudiendo a las clases para vencer el miedo escénico. Me gusta mucho la magia y en ocasiones debo permanecer en un escenario frente a los espectadores.
Las clases de clown no lo hicieron desaparecer… Sin embargo, me enseñaron a jugar con él, a reírme de él y a emplearlo como una valiosa herramienta más del espectáculo.
En poco tiempo, el clown se convirtió en mi esperado día de la semana para trasladarme a un mundo de fantasía y risas, que me ha permitido enfocar la vida desde un punto de vista diferente y más satisfactorio. El clown es el ejercicio que requiere el niño que llevamos dentro para estar en forma.

Ana Seligrat
Nombre de Clown: Tenedora
Profesión: Psicóloga

En la Nave he encontrado un espacio de risas, diversión, ingenuidad, compañeros de juego…. Un “todo es posible” desde donde es fácil volar hacia mi niña interior. Cambio coraza por corazón y… ¡A disfrutar! Mi payaso sale a jugar con toda su ternura, con mi infinita inocencia. Algo mágico me acompaña a casa cada semana, algo que produce crecimiento y sanción, algo que también me ayuda a mirar la vida de una forma sencilla y liviana. Gracias Nacho por hacerlo posible. Un abrazo de corazón.

Javier Nieves
Nombre de Clown: Turbuleto
Profesión: Ingeniero de Telecomunicaciones

Mi nombre es Javi y mi entrada en el mundo del Clown fue a través de un curso intensivo regalo de mi Novia que sabe de mi sentido del humor y también de mi timidez y miedo al fracaso. A partir de esa experiencia enriquecedora, impactante, exigente, que me removió por dentro, realicé dos cursos regulares más con sus correspondientes muestras y un curso de teatro del absurdo, donde hice el papel de Jefe de Bomberos en la representación de la obra “La Cantante Calva”. Aun ha día de hoy sigo buscando mi clown, me sigue costando vencer la timidez, pero de mis sensaciones y miedos desde el primer curso que hice a como me siento ahora en el escenario, creo que hay un abismo.

De mi experiencia me quedo con frases de Nacho como “sacar el niño interior” o “tirarse a la piscina” o “en el escenario, intentar ser como eres, como te comportas con las personas que te encuentras a gusto” y como no, “pasártelo bien tu mismo” y “disfrutar de lo que haces”, disfrutar, disfrutar… si no, no hay nada. Esto es aplicable a todo en la vida, no solo al clown y es la mayor enseñanza que me llevo.

Antonio Moreno
Nombre de Clown: Chiqui Norris
Profesión: Clown

Describir la experiencia de encontrar mi payaso en la Nave 202 es similar a describir un parto, me cambió la vida.

Carlos Arranz
Nombre de Clown: Fetuchini
Profesión: Actor

Mi nombre es Carlos y tengo 29 años. Además del curso de clown con Nacho Maffi estoy en el 2º curso del Laboratorio de Teatro William Layton.
Hacer Clown en Nave 202 con Nacho Maffi es vivir una aventura apasionante haciendo algo verdaderamente especial y que para mí ha significado volver a sentir el placer de jugar como cuando lo hacía de niño, poder comprobar lo divertido y beneficioso que resulta reírse de uno mismo (tanto o más que conseguir el aplauso y risa de los demás), y especialmente convivir con el fracaso como parte del proceso de aprendizaje y observar el crecimiento personal y artístico que a la larga supone.
Es por esto y por otras muchísimas cosas más que os animo a que deis el paso para descubrirlo por vosotros mismos.

María Antonia Martín

Me llamo Toñi, y mi niña interior juega a ser clown con el nombre de “Gazpacha”. Mi madre ya me decía esto desde bien pequeña. Por lo visto: era muy inocente y muy graciosa. Casi, casi como ahora…Y digo CASI, CASI porque, mira que cuesta que salga esta niña. Cuando uno se hace mayor se resiste a fracasar. Nos educan para esto. El clown es una lección de humildad y de HUMANIDAD que te hace crecer como persona, creer en ti misma y quererte. Y lo que nos reímos con vosotros, en esos pequeños espacios donde desarrollamos las muestras y con los compañeros en clase “ya no te digo”. No es fácil ni tampoco difícil-diría mi clown- ¿lo entendéis? pues yo tampoco, je, je..
Mi profesor se llama Ignacio Maffi, bueno yo le llamo Nacho, a secas. Y tiene la paciencia “del Santo Job” y la rara cualidad de ayudarte a abrir el alma, de sacar tu niña. Algo imprescindible para junto con una serie de técnicas, que también te enseña, haceros reír. Me gusta ser CLOWN, me hace feliz y es el día que mejor duermo.
Se me olvidaba. Soy médico-geriatra (nadie lo diría viendo esa foto ¿verdad?) y os digo: que la risa ES MUY SALUDABLE. Mis pacientes de más o menos 90 años, saben que voy a una escuela de clown y dicen que tienen una doctora “que es muy payasa”.

Evelyn
Profesión: Cantante

Me asomé al mundo del clown, por recomendación de mi maestra de canto, decía que me ayudaría para trabajar en el escenario..mmmmm..yo pensaba. Tomé coraje y me anoté en las clases de Nacho, y al cabo de un tiempito descubrí que en algunas ocasiones varios compañeros se reían conmigo.. Porqué será pensaba?? Que les causaba gracia?.. se reían conmigo, y yo feliz, libre y suelta, cuando nos encontrábamos mágicamente en ese momento.
Es un espacio de libertad, de risa, de emoción y aprendizaje incesante sobre uno mismo, debería ser una materia más en el cole, así como educación física… ¿Como se llamaría la clase? Payaseando’, ‘Educación del payaso’, ‘A payasear se ha dicho’…
Mi clown no está segura de llamarse Srita Edith TosConvulsa, pero creo q viene por ahi…

Gabi de Bernardo
Nombre de Clown: Anemia

Un día una amiga me dijo: “porque no haces terapia, o clown”…lo de la terapia me lo dicen siempre (Ja ja) pero lo de clown era la primera vez… y ahí quedo resonando en mi cabeza (clown clown clown)…a los pocos días me encontré con un folleto de Nave 202, quede con Nacho y empecé…las primeras clases me preguntaba para que iba, y ahora, tiempo después, porque no soy capaz de dejarlo.

Viendo el video de mi primera muestra siempre encuentro la respuesta a esta última pregunta…me veo tan feliz, ilusionada y libre!!!…que bien vale la pena seguir intentándolo.

Para mí la Nave es un lugar de encuentro conmigo misma, con amigos y con experiencias maravillosas…

Admito que no es fácil!…pero, también , que las risas ( y hasta las lágrimas, en mi caso ) compartidas hacen que te levantes el día que tienes clase con una ilusión diferente…tu clown se convierte en algo importante en tu vida, y poco a poco, ves como las emociones y las locuras que a través de él comienzan a surgir (O a resurgir) las pones en práctica en tu día a día…te sientes cada día un poquito más auténtico!

Begoña
Profesión: Ejecutiva de banca

Acostumbrada al mundo exigente y estresante de los mercados y las finanzas, en las clases de Nacho he descubierto la disciplina aplicada a aprendizajes divertidos, relajantes y estimulantes.

Disfruto con el reto de descubrir mi clown, y con todas las experiencias del camino hasta conseguirlo o no. Me da la oportunidad de plantearme cuestiones desde un sitio no habitual…
Nacho, los colegas que acabas haciendo en clase y las estimulantes experiencias, es lo mejor que me llevo de la Nave 202.

Kiko Tovar Martinez
Nombre de Clown: Demostoles
Profesión: Sociólogo y Cantautor

Me apunté al curso anual con la sana intención de abrir nuevos horizontes en mi formación como persona que habita el mundo. Me apetecía reírme más de mí. El primer mes no me reí nada, al contrario me angustié y llegaba a casa fracasado. El segundo mes entendí que la angustia y el fracaso también formaban parte de mí y empecé a sentirme cómodo estando en el fracaso y la angustia, pero también en la alegría, el amor, la pasión, la ignorancia, la felicidad, la ingenuidad…
El gran tatuaje que me ha dejado el curso de Nave 202 es el “estar” en cada momento de mi vida (con y sin focos) y esa ha sido la clave para saber por donde andaba mi clown.

Maia Corteza de Naif
Profesión: Profesora de yoga- animadora infantil

Ha sido un corroborar de vida, un afirmar a través del grupo que conformamos, que la vida merece más la pena cuando cooperamos todos juntos y somos capaces de escuchar y ver las maravillas que los otros tienen para ofrecernos.
De vuelta a la sencillez.
Momentos de intensidad que ayudan a liberarse de la culpa.
El olvido de la tristeza mundana y el re-encuentro con lo pequeño
Respiraciones de esperanza.

Rosa
Profesión: Agroturismo

Me considero una persona que no soy tímida y bastante sociable pero el miedo escénico me paraliza. Decidí hacer el curso de clown con el fin de cambiar de vida y viajar con un oficio que me permita quedarme allí donde me sienta a gusto y aporte algo tan bueno a la gente como es la risa jejeje, bueno en realidad supongo que hice el curso para encontrar otra parte de mi y como reto personal. Mi paso por el curso fue por una parte duro ya que el miedo escénico me impedía llegar a disfrutar de todos los sentimientos que estaba experimentando, pero por otro lado, gracias esos maravillosos compañeros que tuve y por supuesto el profesor Nacho que es una persona muy especial, me reí muchísimo y me lo pasé muy bien. Incluso me arriesgo a decir que hubo momentos en los que fui capaz de perder ese miedo y hacer reír a mis compañeros incluso al público que estuvo el día de la muestra. Tras finalizar el curso me dí cuenta que no valía para clown, pero ese curso marco un cambio en mi vida y me dio fuerza para dar el paso del cual disfruto en estos momentos. Nunca olvidaré mi paso por Nave 202, ni a mis compañeros, ni por supuesto a mi maestro.

Pepe Romero

“Quien no me mire, le toco el culo.”
Dícese del juego previo propuesto por el profesor minutos antes de nuestra primera actuación.
Lejos de resaltar mi desarrollo como “artista”, el sentimiento producido por el calor de los aplausos (de un público medio comprado), el superar ese “¿qué demonios hago aquí?” del primer día, el bandear con las sutiles críticas del maestro o superar esa timidez que todos llevamos dentro, lo que de verdad me ha llegado al alma ha sido la sensación de cariño, empatía y unión fraterno-infantil que nos ha invadido durante el curso y más allá del mismo.
Todavía siento buen rollo cada día que paso por la puerta de Nave 202, y recuerdo cómo semanas después de nuestra representación, nos juntamos buena parte de nosotros y con una piscina como escenario, volvimos nuevamente a la infancia, jugamos a la pelota, nos hicimos aguadillas, nos tiramos en bomba…pero sobretodo redescubrimos que gente tan distinta a mi, abría su corazón y reconocía en un pequeño círculo de payasos, que volvían a ser ellos mismos, sin miedos.
Aquí no importa la edad, la religión, raza, cultura, nivel social o condición sexual, aquí solo somos unos niños que disfrutamos jugando… “quien no me mire…”.

Lola

Fue un momento muy emotivo nuestro bautizo. Ha sido toda una experiencia maravillosa.
Encontré a un grupo con los que me he sentido muy bien desde el primer momento, parecía os conocía desde hace tiempo, todos habéis hecho que estos días hayan sido tan entrañables y especiales.

Salí feliz de la experiencia, sé que no dejé expresar totalmente a mi niña interior, la mente se interponía por momentos, pero es un empezar y me ha ayudado a borrar algunas de las sombras que me acompañaba, en algo tan simple como era jugar, cuando era chica, me echaron de un grupo de baile, porque la sincronía no era lo mío, y cuando empecé a jugar con vosotros me vinieron esas imágenes.

Me gusto mucho Nacho, que en el primer juego, en el que nos distes dos vidas, y en la que fui la primera en perderlas, no me echaste del grupo, me dejaste dentro del círculo, formaba parte del grupo, aunque no estaba “activa”. Eso me hizo sentirme muy bien. El resto de los días ya no me importaba si perdía o no. Fue un avance para mí. Gracias Nacho.

Mariel

Mi experiencia ha estado teñida de muchas cosas, redescubrir cierta capacidad de improvisación.
Jugar, jugar y encontrar que aún me cierro ante situaciones que me recuerdan a momentos pasados dolorosos como tener que responder que SI a lo que yo me dedicaba antes. Ni siquiera me atrevo a hacerlo desde el clown (en algunos momentos más serenos, donde me siento segura de que no se me va a herir, sí soy capaz).
Mi niña está herida en lo tocante a mi exprofesión y me defiendo. También me pasa en algún aspecto personal que no deseo mencionar aquí. Soy consciente de ello y sigo trabajándolo.
En resumen quiero decir que me ha gustado el curso que sería una gozada poder continuar de forma regular.
Los compañeros, un encantazo, todos. Me sentí acogida.
Gracias y besos.

Nombre: Paloma
Nombre de Clown: Pelucha
Profesión: Funcionaria

Empecé con un intensivo de fin de semana. Y hubo una cosa que aún hoy no se me olvida…bueno, primero, la humildad y el entusiasmo de Nacho, y su mirada tan lúcida sobre los alumnos, mi sensación es que entendía bien lo que nos pasaba a cada uno, y lo que necesitábamos para poder seguir.
Y otra de las cosas que recuerdo muy bien, es que en un momento en que había que imitar a unos animales y yo estaba pasando pero que muchísima vergüenza, Nacho me dijo que era muy valiente de estar ahí, y eso es algo que aún no se me olvida, me dio mucha fuerza y confianza escuchar eso de alguien, y entendí que cada uno partimos de un punto y tenemos un recorrido diferente, y por eso no podemos comparar los logros o alcances de unos y otros.
También recuerdo que otra vez que también estaba pasando vergüenza haciendo alguna escena, Nacho me dijo que no lo disimulara, que lo mostrara, y eso lo recuerdo mucho y lo he aplicado en otras ocasiones, también en la vida diaria, no forzar ni disimular.
Bueno, pues ese año fue súper positivo para mí, saqué cosas fuera, conseguí expresar y comunicar, usar la imaginación para crear y recrear situaciones…disfruté, reí y me emocioné viendo a mis compañeros, y hasta, desde mi timidez, conseguí disfrutar yo misma en algunos momentos!!..Y creo que es al mismo tiempo como he comentado un aprendizaje para la vida, y una profundización en el conocimiento de uno y de los demás.
Más adelante hice también con Nacho un intensivo de un fin de semana de comedia del arte, en el que disfruté y aprendí. Y como siempre, súper agradable estar en clase con Nacho, que crea un ambiente distendido, de compañerismo, diversión, complicidad y aprendizaje.
¡¡Muchas gracias por todo, Nacho y hasta la próxima!!

Valentina Venetucci
Actriz

Ha sido muy útil para entrar en el mundo del clown y aprender las herramientas básicas en un grupo de gente muy divertida y simpática y, a través de los “juegos”, mejora también el conocimiento de uno mismo.

Nombre: Patricia Elola
Nombre de Clown: Cremosa

En la Nave 202 JUEGAS a ser tú. Y vuelves a serlo. Y haces reír. Magia!